domingo, 29 de marzo de 2015

Ciudades increíbles ( y III): Derinkuyu, la megalópolis subterránea.




            En la región de Capadocia (Turquía) se han descubierto nada menos que 36 ciudades subterráneas (De hecho, 37, se descubrió otra a finales del 2014 en Nevsehir, según informaron los medios turcos) . Las más famosas son Kaymakl... y Derinkuyu. La primera es más ancha, pero la segunda es más profunda... y más antigua. Los arqueólogos creen que empezó a ser excavada por los hititas hacia el 1400 antes de Cristo.


            La megalópolis se descubrió en 1963. Omer Demir, habitante de la aldea de Derinkuyu (que significa, precisamente, "pozo profundo") quiso ampliarse la vivienda... Y cómo era construcción de la zona, es decir, mitad casa y mitad cueva (no se me escandalicen, lo mismo hacíamos nosotros en el Sacromonte de Granada no hace tanto) lo hizo excavando en la roca... y al derribar la pared se encontró con una habitación... y luego con otra... y otra... El hombre había descubierto la legendaria ciudad subterránea de Melengübü, de la que ya hablara Jenofonte en la Anábasis.

            Ése mismo año (1963) se iniciaron las excavaciones... que aún no han concluido. De momento se han descubierto hasta 20 niveles subterráneos, a 40 m. de profundidad. Los más optimistas argumentan que hay niveles ¡hasta 85 m. por debajo de la superficie! Estos mismos postulan que la ciudad podría albergar sin problemas más de 20.000 personas. Sus colegas más prudentes rebajan la cifra a la mitad: 10.000, que no deja de ser un número considerable.

            Los investigadores encontraron establos, comedores comunitarios, cocinas (aún ennegrecidas por el hollín de los hogares), prensas para el vino y para el aceite, bodegas, almacenes, cisternas de agua,  espacios habitacionales, una sala que funcionaba como cementerio provisional, un templo (con un techo de más de tres metros de altura), una escuela... ¡Hasta una taberna! Todo ello conectado por espaciosos corredores (un tanto laberínticos, eso sí) con nichos para lámparas de aceite, por lo que suponen que estaban perfectamente iluminados en su momento. Si el enemigo, o la amenaza exterior de la que se resguardaban, fuera la que fuera, invadía el recinto, habían tres puntos estratégicos en los que se podía bloquear el paso con unas puertas circulares de piedra, de unos 1´5 m. de altura, 50 cm. de ancho y un peso que ronda los 500 kg. La ciudad también estaba bien abastecida de agua (contaba con un río subterráneo, además de pozos y cisternas) y un excelente sistema de ventilación: Se han encontrado hasta la fecha 52 pozos de ventilación, que mediante miles de galerías (se calculan no menos de 15.000) llevaban aire fresco a todo el recinto. Los estudiosos suponen que había dos ciudades: Una de superficie, que se usaba habitualmente, y la subterránea, donde se trasladaban en masa todos los moradores en caso de peligro. En tal sentido, han encontrado hasta 600 accesos, la mayoría de los cuales en restos de patios de viviendas de superficie. Además, un túnel de casi 8 km. de largo comunica la ciudad  con la otra gran urbe subterránea de Capadocia: Kaymakl

 
            La tesis más aceptada supone que no era un asentamiento permanente, sino más bien un refugio... ¿Pero un refugio contra qué? ¿Contra un enemigo invasor, que sólo tenía que cegar los pozos de ventilación? ¿Contra un desastre natural, como por ejemplo una erupción volcánica? Sea como fuere, construir semejante complejo parece demasiado esfuerzo para un peligro puntual, sino más bien contra una amenaza recurrente.

            La ciudad subterránea de Derinkuyu se encuentra en la localidad del mismo nombre. Está a  29 km al sur de Nevşehir, aunque los que han ido recomiendan ir desde Goreme, ya que aunque está más lejos los caminos son mejores y es apenas un paseo de media hora en coche. Están abiertos al público los ocho niveles superiores, por si están de turismo por la Capadocia y se quieren acercar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada