viernes, 1 de mayo de 2020

Iglesias que no te creerías: 4. La religión Maradoniana



Todo empezó el 30 de octubre de 1998 en la ciudad de Rosario (Argentina), cuando dos amigos y apasionados seguidores de fútbol,  Alonso Rivas Ortiz y Héctor Campomar, recordaron que era el aniversario de su admirado Diego Armando Maradona, hablaron de los “milagros” que hacía en el campo de fútbol, a la vista de todos, y empezaron a fantasear con la idea de hacer ¡una religión! entorno a su figura. Otros dos aficionados,  Alejandro Verón y Federico Canepa, se sumaron a la idea, creando la llamada “Iglesia maradoniana”. Al principio la cosa no pasó de ser una broma privada entre amigos, pero tres años después, el 30 de octubre del 2001, 120 hinchas del futbolista se reunieron, compartieron una cena y se comprometieron a crear un templo, una “iglesia” en la que rendir culto a su “dios” y festejar sus fechas sagradas: Su natividad, el día 30 de octubre, y el sagrado día 22 de junio, cuando Maradona marcó dos espectaculares goles a Inglaterra en el estadio Azteca de Ciudad de México, en el marco del campeonato de la Copa del Mundo de 1986. Hacía apenas cuatro años que había sucedido la guerra de las Malvinas, y para muchos argentinos esa victoria supuso una merecida revancha.

¿Creen realmente los seguidores de la Iglesia maradoniana que el futbolista es un dios? Más que posiblemente, no. Pero, como ellos mismos dicen “Nuestra religión es el fútbol y como toda religión ha de tener un dios, ese dios es argentino y se llama Diego Armando Maradona.”. A partir de ahí, todo debe ser tomado como una broma, una joda, que dicen en esas tierras, algo que quizá se les haya ido un poco de las manos.

Actualmente, la iglesia se ha expandido a otros países: España, Italia, Alemania, Reino Unido, Escocia, Japón, Afganistán, Perú, Brasil, Chile, México, Uruguay y los Estados Unidos, (entre  otros). En 2015 la iglesia contaba con 500 000 seguidores de todo el mundo (9.000 de ellos solo en España).
Los fieles de la Iglesia Maradoniana tienen una cronología propia, que se inicia el 30 de octubre de 1960 (fecha del nacimiento de Diego Armando Maradona). En el momento de escribir estas líneas (1 de mayo de 2020) estamos en el año 59 d. D (después de Diego). Se refieren al futbolista con el acrónimo “D10S”, en referencia al número 10 que lucía en su camiseta de la selección nacional Argentina (y en la de los equipos de Barcelona, Nápoles y Sevilla), y consideran la autobiografía de Maradona (“Yo soy el Diego”, editorial Planeta año 2000) como la Biblia del culto. También siguen (más o menos de aquella manera) los “Diez Mandamientos” de Maradona:

1. La pelota no se mancha, como dijo D10S en su homenaje.
2. Amar al fútbol por sobre todas las cosas.
3. Declarar tu amor incondicional por Diego y el buen fútbol.
4. Defender la camiseta Argentina, respetando a la gente.
5. Difundir los milagros de Diego en todo el universo.
6. Honrar los templos donde predicó y sus mantos sagrados.
7. No proclamar a Diego en nombre de un único club.
8. Predicar los principios de la Iglesia Maradoniana.
9. Llevar Diego como segundo nombre y ponérselo a tu hijo.
10. No ser cabeza de termo y que no se te escape la tortuga.

Evidentemente, la Iglesia Maradoniana ha recibido críticas. Principalmente, de aquellos que afirman que el futbolista (con su larga lista de excesos) no es precisamente un modelo a seguir. Los  “creyentes” replican que los “milagros” de Maradona fueron hechos dentro de la cancha, no fuera, y que como D10S que es, ningún simple mortal tiene derecho a juzgarle. Sus fieles, aunque le rezan, no le piden nada, porque, según ellos “ya lo dio todo

Esos rezos de la Iglesia maradoniana son unos muy particulares “Padre Nuestro”; “Salve” y “Credo”

Padre Nuestro (y es nuestro de verdad)
Diego nuestro que estas en la tierra,
santificada sea tu zurda,
Venga a nosotros tu magia,
háganse tus goles recordar,
así en la tierra como en el cielo.
Danos hoy una alegría en este día,
y perdona aquellos periodistas
así como nosotros perdonamos
a la mafia napolitana.
No nos dejes manchar la pelota
y líbranos de Havelange.
Diego.

D10S te salve
D10S te salve pelota.
Llena eres de magia,
el Diego es contigo.
Bendita tú eres entre todas las demás
y bendito es el Diego que no te deja manchar.
Santa redonda, madre del gol
ruega por nosotros los jugadores
ahora y en la hora de nuestro encuentro.
Diego.

Credo
Creo en Diego.
Futbolista todopoderoso,
Creador de magia y de pasión.
Creo en Pelusa, nuestro D10S, nuestro Señor.
Que fue concebido por obra y gracia de Tota y Don Diego.
Nació en Villa Fiorito,
Padeció bajo el poder de Havelange,
Fue crucificado, muerto y mal tratado.
Suspendido de las canchas.
Le cortaron las piernas.
Pero él volvió y resucitó su hechizo.
Estará dentro de nuestros corazones,
por siempre y en la eternidad.
Creo en el espíritu futbolero,
La santa Iglesia Maradoniana,
El gol a los ingleses,
La zurda mágica,
La eterna gambeta endiablada,
Y en un Diego eterno.
Diego.

Si tienen curiosidad sobre este culto, se hacen regularmente “misas” en una iglesia que se encuentra en el barrio “La Tablada”, en Rosario. Se rezan las oraciones maradonianas, se celebran bodas y bautizos y sobre todo, se realiza la comunión sagrada: Con un asado a base principalmente de chorizos criollos. Y se charla de fútbol, claro.

Si la ciudad de Rosario les cae un poco lejos, siempre pueden visitar su página web o su Facebook:

http://www.iglesiamaradoniana.com.ar/

https://www.facebook.com/groups/25009611969/


2 comentarios:

  1. Los Mano Negra le dedicaron un tema (o por lo menos a Santa Maradona, vista la estampita).

    https://www.youtube.com/watch?v=lJi0BAdK0Nw

    ResponderEliminar